Quienes somos…

El centro de integración de menores en abandono (CIMA) es una organización sin fines de lucro, cuya misión es de ofrecer una nueva vida a los niños de la calle y a los que padecen problemas de adicciones tales como, el consumo de drogas o de alcohol, la dependencia a Internet y a los juegos electrónicos, pandillaje, etc. En la mayoría de los casos, estos niños y adolescentes provienen de familias disfuncionales y de medios socio-económicos desfavorecidos.
CIMA acoge a niños y adolescentes de 8 a 18 años que aceptan voluntariamente su ingreso a la casa hogar y también se comprometen a cumplir con las regulaciones y estándares de vida establecidos para la modificación de comportamientos y hábitos negativos.
Esta dinámica de apoyo incluye un trabajo terapéutico realizado con la familia de cada niño, para que su desarrollo personal se realice en armonía con su contexto familiar. Los niños tienen acceso a una amplia variedad de actividades y programas para facilitar su integración social.
CIMA apuesta a la reinserción escolar: Los niños están matriculados en los colegios públicos de primaria y de secundaria de Cieneguilla. Para aquellos que necesitan una asistencia más personalizada, CIMA ofrece una actualización sobre el terreno, bajo la modalidad de EBA (Educación Básica Alternativa).
Además se ofrecen un gran número de actividades a través de talleres de capacitación: música, pintura en tela y técnicas de artesanía, computación, confecciones, apicultura, agricultura, crianza de animales, hidroponía, carpintería e iniciación técnica (soldadura, gasfitería, pintura, construcción civil etc.)
 El trabajo con los niños y adolescentes es multidisciplinario y se lleva a cabo por equipos de educadores, trabajadores sociales, psicólogos, maestros y una enfermera.
Buscamos atender a sus necesidades básicas: protección, afecto, alimentación y nutrición, salud preventiva y curativa vestimenta y hospedaje.
Trabajando en redes:
CIMA firma convenios de colaboración con otros organismos que nos permiten optimizar la formación y la reinserción social de los jóvenes, tales como, Runayay, Jardines de la Paz

Filosofía de la Casa Hogar CIMA:

En el Perú, muchos niños están confrontados a situaciones tales como: el abandono, la vida precaria de familias disfuncionales, y otros tantos factores. Estas realidades han motivado al profesor canadiense Jean-Louis Lebel a fundar CIMA el 15 de junio de 1990, en el Jirón Puno Cercado de Lima. Los servicios ofrecidos a los jóvenes desde los inicios se basan en una filosofía humanista, dando a los jóvenes la oportunidad de recuperar su autoestima en un ambiente cálido y disciplinario. El cambio se genera en un contexto familiar, en el que el equipo trabaja para la integración de las familias en este proceso de cambio.
En el año 2017, CIMA celebrará sus 27 años de existencia, gracias a amigos, voluntarios y al apoyo de las organizaciones que creen en nuestro trabajo. Continuamos a desplegar todos nuestros esfuerzos para ofrecer a nuestros jóvenes un hogar que les permita satisfacer sus necesidades básicas, superar sus problemas y lograr un desarrollo integral.
La visita de un egresado (o ex-CIMA) es un momento muy especial. Nos llenamos de alegría cada vez que uno de ellos regresa a visitar al “Padre” y a todos aquellos que han contribuido a su reinserción social. Hay muchos que mantienen el contacto con nosotros. Teniendo en cuenta a la sociedad peruana y la falta de oportunidades para los jóvenes, sabemos que nuestros egresados no tienen la vida fácil. Sin embargo, la gran mayoría de ellos se esfuerzan por mejorar su situación y llevar una vida digna libre de adicciones y delincuencia.